LOGO111 El Tabaco: Enemigo Mortal del Hombre II parte |

El Tabaco: Enemigo Mortal del Hombre II parte

En el año de 1940 la vida del Dr. Graham quedaría fatalmente ligada a la del joven Dr. Ernest Wynder quien comenzó a laborar bajo sus órdenes. Él, como otros jóvenes facultativos se preguntaba constantemente porque estaban apareciendo cada vez más casos de cáncer de pulmón. Cierto día, motivado por su creciente inquietud, el Dr. Wynder hizo al Dr. Graham el siguiente comentario, que puso a este de evidente mal humor; “su colega, el Dr. Alton Ochsner afirma que el hábito de fumar es el causante del repentino aumento de casos de cáncer de pulmón”.
El Dr. Graham dio una larga chupada a su cigarrillo antes de contestar, luego dijo “no creo ni una sola palabra de la afirmación de Ochsner. Estoy convencido que el cáncer del pulmón se presenta en la misma proporción entre fumadores y no fumadores”. El Dr. Wynder no se desanimó ´por esta respuesta, de modo que en otra ocasión volvió a mencionar el tema: “Sigo pensando que el Dr. Ochsner probablemente tiene razón”. He estado examinando los registros médicos de nuestros pacientes cancerosos, y me ha impresionado el hecho de que prácticamente todos eran fumadores”. Graham le contestó que le daría el trabajo de revisar todos los registros de los enfermos de cáncer del hospital donde trabajaban, para establecer cuántos de ellos eran fumadores.
El Dr. Wynder pasó varios meses recolectando y organizando la información. Cuando concluyó, hizo entrega al Dr. Graham de un voluminoso informe con tablas diagramas y conclusiones. El joven facultativo había resumido los registros de 864 pacientes de cáncer pulmonar, y había extraído sus propias conclusiones: “El uso excesivo y prolongado de tabaco, especialmente de cigarrillos, parece ser un factor importante en la producción del cáncer bronquial”… La presentación de cáncer de pulmón en varones que no fuman, o que fuman ocasionalmente, es un fenómeno de rara ocurrencia (2% de los casos de cáncer pulmonar)… “Noventa y seis por ciento de los enfermos de cáncer pulmonar que eran fumadores, habían tenido el hábito durante 20 años.
Abatido ante la importancia de este trabajo, el Dr. Graham sugirió al Dr. Wynder que lo publicaran conjuntamente en la importante publicación Journal of the American Medical Association, que lo publicó el 27de mayo de 1950.
Después de sostener una lucha entre si afición al cigarrillo y el conocimiento de que su hábito lo estaba perjudicando, el Dr. Graham dejó de fumar. Esto ocurrió en 1953. Lamentablemente cuatro años después en 1957, enfermó de gravedad y murió. La causa de su fallecimiento: cáncer de pulmón. Había dejado de fumar demasiado tarde porque el tabaco ya había causado un daño irreparable. El Dr. Ochsner descubrió a tiempo que fumar es peligroso. El Dr. Graham lo admitió finalmente, ¡pero demasiado tarde para salvar su vida! El Dr. Wynder, finalmente continúa en sus titánicos esfuerzos para promover nuevas investigaciones sobre el tema y para dar al público la información necesaria para evitar sufrimiento y muerte prematura, que son completamente innecesarios.
Otro Aspecto, tal vez el más lamentable del horrible hábito de fumar, lo tenemos en el cada día más alarmante índice de damas que han contraído este terrible problema, sobretodo a partir de la década de los 60´s, cuando se pensaba que el cáncer de pulmón era una enfermedad casi exclusiva de los hombres, sobretodo si pensamos que el cuerpo de la mujer es diferente que el del varón, por lo que algunos efectos del hábito de fumar resultan peores que en el hombre. Durante años el cáncer del pecho había sido el más mortífero de los cánceres en las mujeres, pero tomando en cuenta la proporción actual de aumento de cáncer de pulmón, se calculaba que para 1983 las muertes producidas por este último cáncer igualarían las muertes ocasionadas por el cáncer de pecho, y de allí en adelante las superarían.
El cáncer de pulmón puede ocurrir aun en fumadoras jóvenes, según ha sido demostrado en el centro médico Walter Read del Ejército norteamericano. Las mujeres fumadoras tienen 5 veces más de probabilidad de sufrir un ataque de apoplejía que las no fumadoras, 4 veces más de probabilidades de padecer coágulos en los vasos sanguíneos y tres veces más probabilidades de tener un ataque de corazón. Estas probabilidades aumentan cuando la mujer que fuma también usa píldoras contraconceptivas. Además, las fumadoras tienen hijos que pesan unos 200 gramos menos, como promedio. Esto se debe a que nacen antes del tiempo normal, y por lo tanto no han podido crecer lo suficiente.
Otro dato alarmante es que basta que una mujer embarazada fume un cigarrillo, para que se produzca un aumento en las palpitaciones del niño de ¡5 a 10 por minuto!, que dura unos 15 minutos. Por otro lado, las madres que amamantan a sus hijos deben recordar, que cuando ellas fuman, pasan nicotina a la leche en cantidad de 0.14 miligramos por litro si fuman poco, y de 0.47 miligramos si son muy fumadoras, lo que inevitablemente daña a las criaturas que toman esa leche contaminada.
Poca difusión existe sobre los efectos que el fumar ocasiona en el organismo, a pesar de los numerosos experimentos que se han efectuado al respecto. A vuela-tec la esbozamos algunos de ellos: sobre el corazón y las arterias: inmediata disminución del calibre de las arterias y las venas de los miembros, especialmente las de los pies y las manos; aumento de la presión arterial; aumento del número de los latidos del corazón (de 10 a 30 por minuto.); palpitaciones e irregularidades en las contracciones de corazón (arritmia); en enfermos con angina de pecho, provoca o aumenta los síntomas. También provoca la enfermedad de Leo Buerger o tromboangitis obliterante, que se caracteriza por una obstrucción progresiva de los vasos sanguíneos, principalmente en las piernas, que pueden requerir la amputación si no se deja de fumar y si no se atiende a tiempo. Esta enfermedad ataca exclusivamente a los fumadores.
Sobre el aparato digestivo, las diversas sustancias irritantes del humo del tabaco y especialmente las de la nicotina, pueden provocar vómito y diarrea en los no acostumbrados; aumento de la contracción del colon; disminución de las contracciones del estómago, con potente pérdida del apetito y un exceso de acidez gástrica. Respecto a la acción sobre el aparato respiratorio, marcada irritación de la mucosa de la nariz, la faringe, la laringe, la tráquea y lo bronquios, lo que aumenta la secreción de mucus y deprime el trabajo de las cilias que ayudan a limpiar las vías respiratorias. El efecto sobre la voz es notable, sobre todo en cantantes, locutores, etc. Esa inflamación es la causante de la tan conocida “tos del fumador”.
Por lo que respecta a los órganos de los sentidos, se observa una franca disminución de la fineza del sentido del gusto y del olfato en el fumador. Sobre la vista, además del frecuente efecto irritante del humo sobre la conjuntiva, cabe señalar el marcado empeoramiento que produce el tabaco en algunas afecciones de la retina y la llamada ambliopía nicotínica, debida a una lesión de los nervios ópticos producida por el tabaco, que puede terminar en la ceguera. El escotoma, caracterizado por un efecto en el campo visual en forma de mancha más o menos extensa localizada en el centro o en la periferia, debido a lesiones de las coroides del nervio óptico; Neuritis Retrobulbar Nicotínicas es la enfermedad producida por la combinación de alcohol y tabaco, que ocasiona severas complicaciones al nervio óptico, sobretodo si elenfermo es diabético.

Author: Juicios Admin

Share This Post On

Creado por:HEADER